• SÍGANOS

PRENSA

Un violín construido por el lutier del Centro de mantenimiento será donado a un joven violinista

Un joven violinista será elegido el heredero “Café” un violín modelo Guarneri del Gesù propiedad de la familia del señor Caros Vega (q.e.p.d.) y construido por el maestro lutier Nikolai Ceballos


 

El 8 de octubre en la sede de la Fundación Salvi (Calle 70A No. 11 - 67) se convocaron algunos jóvenes violinistas apasionados para ser parte de un pequeño certámen que decidirá quién será el nuevo propietario del violín “Café” construido por el maestro Nikolai Ceballos y que en 2018 fue adquirido por Carlos Vega (q.e.p.d.)

 

“Café”, un violín modelo Guarneri del Gesù, llegó a las manos del señor Carlos Vega luego de que este conociera al maestro lutier Nikolai Ceballos en un taller itinerante de lutería que el Centro de Lutería de la Fundación Salvi llevó a cabo en la Casa de la Cultura del municipio de Chía en 2018. El señor Carlos Vega, un apasionado por el instrumento, quería continuar sus estudios musicales en violín y tener un instrumento de un lutier colombiano le pareció una gran opción.

 

Con el fallecimiento del señor Carlos Vega su esposa, la señora Claudia Colmenares, se propuso hacer realidad el deseo de su esposo: darle a “Café” un nuevo hogar en las manos de un joven violinista, dedicado y apasionado por su estudio. 

 

Los jurados que decidirán quién será el nuevo propietario del violín “Café” serán el maestro lutier Nikolai Ceballos, el maestro violinista José Ricardo Rodríguez y la señora Claudia Colmenares. Los jóvenes participantes del certámen serán Isabella Meneses, Arnaldo Figueroa, Carlos Torres y Paola Ramírez, elegidos por recomendaciones de profesores de violín de la ciudad. 

 

El evento se llevará a cabo el día 8 de octubre a las 3 pm en  la sede de la Fundación Salvi (Calle 70A No. 11 - 67) a las 3:00 p.m.




 

Carlos Vega Prieto

Economista con especialidad en matemática

 

Inició sus estudios con el violín a los 50 años. Un estudiante dedicado y perseverante, fue invitado a la Sinfónica de la Casa de la cultura de Chía por su progreso.  Esto le dio confianza para adquirir un violín de gama profesional y dedicarse más tiempo a este bello arte.

 

Admiraba mucho a Yehudi Menuhin. Fue su ejemplo pues los dos practicaban el yoga, la meditación; y su progreso en el estudio del violín lo atribuían a estas prácticas.

Sin saber cuánto tiempo podría disfrutar del instrumento, se anticipó a decir que este sería para un gran estudiante.

 

Falleció a los 58 años dejando un instrumento con propósito: "un violín con esperanza" que será donado hoy a un futuro músico que hará vibrar  muchos corazones.

 

Gracias Carlos por tu ejemplo


 

Un mensaje de Claudia Colmenares

Un violín construido por el lutier del Centro de mantenimiento será donado a un joven violinista
NOTICIAS
© 2015 Fundación Salvi. Diseñado por imageiD